NUESTRO Blog

Optimismo: una actitud frente a la vida

“La vida es como una camara. Enfócate en lo que es importante, caputra los buenos momentos, saca de los negativos un aprendizaje positivo y si no sale como esperabas intenta una nueva toma”

A lo largo de los meses me he interesado sobre el rol que ha jugado el optimismo en mi vida, estas son algunas reflexiones personales sobre este importante tema.

Es éste una actitud frente a la vida que podemos cultivar con respecto a nuestro futuro y camino. Es la seguridad de que pase lo que pase, el futuro siempre estará cargado de bendiciones y el horizonte de nuestro mañana será más bello y mejor. El lenguaje de la felicidad es el lenguaje del optimismo y la posibilidad, una mente optimista es un campo fértil que permite que la vida florezca en todo su esplendor.

La manera como vemos la vida es la manera como la experimentamos, nuestros pensamientos son los que moldean nuestras palabras, emociones y acciones y por eso es tan importante observar hacia dónde se dirige nuestra mente tanto en los momentos positivos como en los negativos.

Lo que más me gusta del optimismo es que promueve la confianza tanto en nosotros mismos como en el universo, y cuando confiamos la vida nos enseña el camino a seguir. Cuando actuamos desde ese lugar damos lo mejor de nosotros y es ésta actitud la que nos permite trascender el miedo y las dudas. Es una de las llaves que abre la puerta al éxito y la alegría; pues el primer paso para llevar a cabo los nuevos proyectos y alcanzar metas es creer que son posibles y trabajar en pro de ellas desde dicha actitud, reemplazando la duda y el pesimismo.

Si bien es cierto que muchas veces las situaciones no resultan como esperamos, tenemos la capacidad de detenernos y decidir cómo queremos responder frente a lo que nos está sucediendo, y es el optimismo el que nos permite evidenciar las oportunidades y aprendizajes dentro de las dificultades.

Una mirada optimista ve más allá de lo obvio y logra observar las situaciones y las personas no como son en ese momento, sino como podrían ser. Contempla todo el potencial, las virtudes y fortalezas; y cuando tratamos las situaciones y personas como lo que podrían ser ocurren transformaciones y milagros.  

Ejercicios para cultivar la perspectiva

  • Piensa en una situación de tu pasado que haya sido difícil o dolorosa. Ahora busca todos los aprendizajes y lecciones positivas que han surgido en ti mismo o en tu vida a partir de esa situación.
  • Cuando tengas una meta prepárate para el mejor escenario posible, pero también ten un plan de acción frente a los obstáculos que se interpondrán en el camino.
  • Piensa en una situación estresante presente en tu vida en este momento. Ahora haz una lluvia de ideas con todas oportunidades, soluciones y aprendizajes que identifiques.

 

 

Volver a Blog